Se asienta el reciclado de llantas

Durante décadas, el grupo de llantas de minería de Kal Tires ha estado ofreciendo servicios de venta, reparaciones o recauchutados de neumáticos. 

Para ayudar a los operadores mineros a cumplir con la normativa de responsabilidad ambiental y prepararse para la legislación de reciclaje de neumáticos de movimiento de tierras que se están desarrollando en varias regiones, Kal Tire vio la oportunidad de dar a los clientes servicios de trituración y conversión térmica.

En Chile, el gobierno recientemente promulgó leyes de reciclaje de neumáticos para turismos, con la posibilidad de incluir los neumáticos de minería en el horizonte. Kal Tire ha estado operando en Chile más de 20 años.
En 2015, la compañía abrió sus instalaciones de recauchutado y taller de reparación de movimientos de tierras en Antofagasta.

La conversión térmica es un tratamiento que descompone térmicamente los materiales orgánicos con calor en la ausencia de oxígeno, y convierte los neumáticos en combustible, alambre de acero y de carbono negro. Esta técnica sólo se ha utilizado en neumáticos para turismos y camiones hasta hace poco. “El tamaño de los neumáticos para maquinaria de construcción, hasta ahora, no lo hizo fácil”, dice Scott Farnham, director del proyecto de soluciones de reciclaje, del grupo de llantas para minería de Kal Tire. “Tuvimos que crear equipos mucho más grandes para manejar el enorme tamaño y peso de estos neumáticos”.

Después de tres años de pruebas y desarrollo de la planta piloto, Kal Tire explicó que cuenta ahora con la tecnología necesaria y pronto tendrá las instalaciones en Chile construir y reciclar neumáticos usando la conversión térmica.

El proceso se inicia en el sitio de la mina, donde se recogen los neumáticos y se transportan a la planta de procesamiento. En la planta, los neumáticos se limpian para ayudar a eliminar las impurezas antes de entrar en la cámara de vacío.

Puesto que la cámara utiliza el calor en ausencia de oxígeno, no se produce humo, no se quema, simplemente la fusión y descomposición del neumático en tres elementos: alambre de acero, que se puede volver a utilizar en productos de acero; combustible que alimentará los generadores de petróleo pesado que producirán energía eléctrica para los sitios de la red nacional de energía o las minas de Chile; y negro de humo, que se puede volver a utilizar en pinturas, tinta de impresora y plásticos. “Prácticamente 100 por ciento de la cubierta es reutilizada”, dice Farnham. A pesar de que las instalaciones se encuentran en Chile, éstas se están construyendo para superar incluso las normas medioambientales de la Unión Europea, las más altas del mundo.

Pedro Pacheco es vicepresidente de Operaciones de Kal Tire en Latinoamérica, compañía canadiense que comenzó sus operaciones en la región en el año 1996, ofreciendo servicio de mantenimiento y reparación de neumáticos para la minería, principalmente, con venta de neumáticos. La empresa poco a poco se fue ampliando, y en el año 2007 compró una empresa mexicana que tenía negocios además en Colombia. En la actualidad, en Latinoamérica opera en México, Panamá, Colombia, Chile, atendiendo también desde Panamá a Nicaragua, Honduras y Surinam.

Pacheco nos cuenta que el porcentaje de llantas recicladas sigue siendo muy bajo en Latinoamérica. Pero los vientos van cambiando, y la compañía en la actualidad trabaja en una planta de reciclaje de llantas de minería en Antofagasta, Chile.

En Chile, ustedes están ubicados en Antofagasta para enfocarse en el servicio de la minería, ¿Qué tipos de servicios ofrecen en la minería chilena? ¿Podrían aplicarse a la construcción pesada?
PP: Hoy en día el servicio de neumáticos está orientado a la minería, pero también prestamos servicios de construcción en Chile y empresas de puertos.

Los servicios que ofrecemos son de mantenimiento, de reparación de neumáticos gigantes para la minería y venta de llantas. Ahora en Chile también ofrecemos servicios de recaucho o renovado.

¿Cuál es la situación actual del reciclaje de llantas en Latinoamérica?
PP: Hay dos procesos: Cuando la llanta se desgasta y se queda totalmente lisa, se pudiera tomar esa llanta y ponerle una cubierta se va a ver como nueva. Se puede volver a usar. Es la misma llanta, pero tiene una nueva banda de rodado con la que se toca la carretera. Eso se llama recauche o renovado. Esto se puede hacer entre una y tres veces, dependiendo del neumático.

Cuando la llanta se convierte en un desecho, cuando ya no hay ninguna posibilidad de hacer nada, entonces sí que se hace el reciclaje de la llanta. Eso nosotros aún no lo hacemos como Kal Tire en Latinoamérica. En la construcción no ofrecemos servicios de cambio de llantas, porque en la mayoría de las veces las hacen ellos mismos, pero cuando ello requiere instalar llantas mayores ahí es donde entramos nosotros.

En el área de la construcción vendemos muchas llantas también, porque hay descargadores frontales, grúas, etc. Vendemos todas esas llantas industriales para construcción o infraestructura.

¿Cuál es el porcentaje de llantas recicladas y cómo es ese porcentaje con respecto a Europa o Estados Unidos?
PP: En Europa prácticamente se reciclan el 95% de todos los neumáticos, en EEUU el 80%, aproximadamente. No tenemos un porcentaje de llantas recicladas en Latinoamérica porque es bajísimo.

¿El reciclaje de llantas en Latinoamérica no se está haciendo?
PP: Nosotros como Kal Tire no lo estamos haciendo, pero sí hemos estado trabajando en un proyecto que consiste en la construcción de una planta de reciclaje en Chile, porque la situación actual del reciclaje de llantas en Latinoamérica, en líneas generales, es que no se hace mucho en llantas de minería. Brasil es el país que lidera el reciclaje dentro de Latinoamérica, en lo que es el reciclaje de neumáticos. El año pasado, también en Colombia se abrió una planta de reciclaje de llanta de minería. Todo esto tiene que ver con la legislación que hay en cada país. En cuanto es una obligación, hay opciones para reciclar.

En Chile, se aprobó una nueva ley que va a entrar en vigencia a mediados de 2018, donde va a ser una obligación reciclar las llantas del país. Al transformarse en una obligación en Chile, es donde nosotros hemos estado trabajando en el proyecto, que pretendemos poder tener en operación a mediados o a fines del 2018, para reciclar neumáticos.

Hoy en día en Chile hay dos plantas que están haciendo reciclaje de llantas menores, pero el reciclaje de llantas de minería, sí se hace es muy pequeño.

¿El proyecto de ustedes en qué consiste exactamente?
PP: Nuestro proyecto consiste en que es una planta con base a un proceso llamado pirólisis, en donde básicamente introduces la llanta a un reactor, a un horno, y al final del proceso obtienes un derivado de petróleo, acero y negro de humo (hay una pequeña porción de gases), pero la llanta desaparece completamente en el proceso. Esos derivados del petróleo se pueden refinar y se pueden convertir en un petróleo industrial. El acero se comercializa al igual que el negro de humo.

La planta que hay hoy en día en Chile, que recicla las llantas de autos, es una planta que lo que hace básicamente es cortar la planta con una especie de caucho molido, de tres o cuatro milímetros, como quien diría arena de caucho, arena gruesa de caucho, pero no hacen desaparecen la llanta, no la queman.
Además, las empresas cementeras queman las llantas en sus hornos y la hacen desaparecer… Pero no existe una solución para la llanta de minería, la llanta gigante.

Y ustedes están trabajando en ese sistema ahora mismo. ¿Medioambientalmente es seguro?
PP: Nuestra nueva planta tiene un enfoque para atender a la planta de minería, no es una planta que tiene un enfoque para procesar llantas de autos o camionetas. Se trata de satisfacer una necesidad de la industria minera. Es una planta que va a cumplir con todas las normas europeas medioambientales.
Al cumplir con las normas europeas medioambientales, automáticamente cumplimos con toda la legislación de Chile. Se van a poner los mecanismos adecuados para que medioambientalmente sea totalmente seguro.

¿Y cómo ha sido el proyecto desde el punto de vista de la ingeniería y cuando se pondrá en marcha?
PP: La fecha será en septiembre de 2018. Ya llevamos tiempo trabajando en este proyecto. Se inició hace dos años, sobre el 2015 se inició, más o menos.

¿Cómo prevé que va a evolucionar la legislación del reciclaje de llantas en el resto de países de América Latina?
PP: Lo que creemos nosotros es que cuando exista una solución real para las llantas de minería, los otros países van a evolucionar hacia una legislación que permita la introducción de esa obligación del reciclaje también.

Brasil es el país que lleva la delantera en reciclaje de llantas de autos y camioneta. Lo que hacen con la llanta de minería es que reducen su tamaño y lo someten al mismo proceso que una llanta normal, por lo tanto, tampoco tiene una solución integral como la que nosotros vamos a introducir con la llanta de minería.
Hemos tenido algunos éxitos.Por ejemplo, en el servicio de mantenimiento de llantas, utilizamos herramientas que son muy pesadas y son manipuladas por nuestros trabajadores, con nuestros asistentes de gravedad, que consisten en eliminar el peso de la herramienta. Va a eliminar todo tipo de riesgo y lesión hacia nuestros trabajadores, así como el cansancio y agotamiento físico, puesto que este asistente de gravedad va a absorber todo el peso de la herramienta.

En otro servicio, en los camiones gigantes de minería, hay un montaje en vertical en el que solamente se retira el neumático en sí. Para hacer eso se utilizan cilindros hidráulicos de alto tonelaje. Para instalar esos cilindros creamos bases que permiten un mejor asentamiento de ese cilindro hidráulico y que sea más seguro, y con eso también reducimos el tiempo para poder retirar el neumático del equipo, que llamamos la “ramp amount”, que son rampas de base de montaje.

Además, trabajamos con una empresa en Canadá para un proyecto de retirar aire de los neumáticos. Eso fue hace tres años, ya está en el mercado para todo el mundo. Lo que hicimos fue reducir tiempo, más o menos en un 40%. Retirar el aire de una llanta gigante puede tomar 30 minutos, porque hay que sacar el aire por seguridad. Con esta herramienta lo hacemos en 17 minutos. Si uno multiplica esa cantidad de tiempo cuando tiene que cambiar 120 neumáticos al mes, es muchísimo tiempo que se le suma al cliente para que tenga en operación sus equipos. Otra cosa que hacemos en Kal Tire, desde hace dos años, es un software que se llama Toms (Total Operational Management System), es un sistema de mantenimiento de neumáticos y seguimiento de su rendimiento. Con Toms, adicional al monitoreo de rendimiento, monitoreamos las condiciones de mantenimiento, como poder programar cuándo tenemos que hacer inspecciones, chequeo de las anomalías, etc.

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más