McElroy: 70 años innovando en el mundo de los equipos de fusión

El fundador de McElroy, Art McElroy, con la primera máquina de fusión por laminación en 1969.| Crédito: McElroy

Al celebrar su 70 aniversario, McElroy está preparada para seguir siendo la marca más fiable del mundo en equipos de fusión de tubos de plástico.

En 1954, Art y Panny McElroy lanzaron su nuevo negocio, McElroy Manufacturing, en el garaje de su casa en Tulsa, Oklahoma. El sueño de la pareja era tener su propia empresa, y Art tenía un espíritu emprendedor que le impulsaba a buscar siempre una forma mejor de hacer que las cosas funcionaran. Ya había diseñado productos para cazadores y navegantes, y McElroy Manufacturing era una forma de construir y vender sus diseños al tiempo que mecanizaba otros productos para otros inventores y empresas.

Pero el legado de McElroy iba más allá del mundo de la fabricación de piezas. Hoy, la empresa es líder mundial en equipos de fusión de termoplásticos, gracias a la perspicacia y tenacidad empresarial de Art y Panny. La trayectoria de McElroy está consolidada, ya que se mantiene firmemente a la vanguardia de los equipos de fusión, la tecnología y la formación.

El inicio de un legado

En 1969, McElroy entró en la escena de la fusión con una máquina de bombeo manual de 6 pulgadas diseñada para Phillips. Art había diseñado esta máquina específicamente para la nueva tubería de polietileno de alta densidad de Phillips.

En aquella época, las tuberías de distribución de gas eran en su mayoría de acero. Y aunque existían tuberías de polietileno de diámetro medio, Art -y el equipo de Phillips- creían que el HDPE podía desafiar el dominio de las tuberías de acero en el mercado de distribución de gas. Pero el HDPE tenía algunas necesidades específicas: mayor fuerza de fusión, temperaturas más altas y una fuerza de fusión equilibrada en toda la unión.

Por suerte, Art estuvo a la altura. La máquina tuvo tanto éxito que McElroy amplió rápidamente su línea de fusión, lanzando una máquina de fusión de 24 pulgadas en 1972 y una de 48 pulgadas en 1973.

Pero Art no se contentaba con los diseños existentes. En lugar de ello, volvió a la mesa de dibujo y, solo un año después, en 1974, McElroy lanzó una máquina de fusión autónoma de 12 pulgadas con ruedas que podía refrentar, calentar y fusionar tubos.

Este desarrollo consolidó el equipo de fusión de tubos como parte integral de la línea de equipos de McElroy. Pero aún así, la empresa continuó innovando, diseñando y lanzando máquinas como la Pit Bull®, que permite la fusión dentro de zanjas, junto con máquinas sobre ruedas adicionales que hoy se conocen como la línea Rolling de McElroy. Estas nuevas máquinas dieron a los operadores de fusión más control sobre dónde realizar sus fusiones de tubos.

Lee también ► Chile: Fundición Altonorte pone en marcha innovador sistema de enfriamiento de escoria

Diseñando y definiendo el mundo de la fusión

En 1997, la empresa presentó la máquina que se convertiría en uno de los buques insignia de los equipos de fusión de tuberías: la TracStar®.

El hijo de Art McElroy, Chip McElroy, conduce la primera máquina TracStar en una obra en 1997.

Presentada por el hijo de Art y Panny, Chip McElroy, la TracStar fue la primera de su clase: una máquina de fusión montada sobre robustas orugas de goma, con controles que permitían conducirla directamente al lugar de fusión. Al ser tan portátil, la TracStar eliminaba la necesidad de grúas y otra maquinaria pesada utilizada normalmente para trasladar una máquina de fusión de un lugar a otro. Al mismo tiempo, su carro desmontable ofrecía a los operarios la posibilidad de fusionar en zanjas o en aplicaciones de proximidad.

Incluso ahora, décadas después, la TracStar sigue siendo la opción número uno en trabajos de fusión que implican largos tramos de tubería, gracias a la libertad de movimiento de la máquina.

El deseo de innovar, de vivir el lema de Art de buscar siempre una forma mejor, sigue siendo la filosofía fundamental de la empresa hasta el día de hoy. Cuando se hizo evidente que las tuberías de HDPE no hacían más que crecer en tamaño y alcance, McElroy respondió con la Talon™ 2000, la máquina más grande de la empresa hasta la fecha. Diseñada para fusionar tuberías de gran diámetro, desde 54″ de diámetro exterior hasta 78″ de diámetro exterior,la Talon está diseñada para autocargar tuberíasdirectamente desde el suelo. Al igual que otras máquinas de McElroy, la Talon 2000 ha demostrado ser un caballo de batalla de la fusión en algunas de las obras más duras de todo el mundo.

A medida que el mundo se inclinaba más hacia las soluciones digitales, McElroy respondió con una nueva máquina que se basaba en el éxito duradero de su línea insignia. La TracStar® iSeries mantiene el vehículo autónomo y duradero de la TracStar heredada, a la vez que añade tecnología revolucionaria para mejorar la experiencia del usuario independientemente del lugar o la aplicación.

Digitalización

Las mejoras tecnológicas de McElroy no se han limitado a las propias máquinas. La empresa investigó constantemente formas de mejorar tanto sus equipos como los proyectos en los que se utilizaban. En 1996, McElroy lanzó su primer DataLogger® para que los operadores de fusión registraran los parámetros de fusión y otra información pertinente del lugar de trabajo.

Desde entonces, la oferta digital de la empresa ha evolucionado. La generación más reciente de DataLogger, el DataLogger® 7, es una tableta versátil y reforzada que no sólo registra datos de fusión, sino que también puede usarse para ayudar con inspecciones de equipos, solución de problemas de máquinas, mantenimiento de flotas y más. Una vez que el DataLogger recopila los datos, estos se pueden almacenar en Vault™, la plataforma de almacenamiento basada en la nube de McElroy. Desde allí, los gerentes, inspectores, contratistas y otros pueden ver los datos desde cualquier parte del mundo.

La TracStar iSeries también funciona junto con el DataLogger, lo que permite a los operadores elegir el nivel de control de fusión y fusionar en configuraciones totalmente manuales, asistidas o totalmente automatizadas. Esto puede ayudar a reducir los errores del operario durante el proceso de fusión, a la vez que facilita la fusión a los técnicos que pueden ser nuevos en la fusión o tener menos confianza con las máquinas McElroy.

Y aún hay más. La empresa innova constantemente, trabajando con distribuidores y usuarios finales para encontrar formas de mejorar la experiencia de fusión desde el momento en que se anuncia un proyecto hasta que una tubería entra en servicio.

Una mirada al futuro

Han pasado 70 años desde que Art y Panny McElroy convirtieron su garaje en su negocio inicial. Además de Chip, las hijas de Art y Panny, Donna Dutton y Peggy Tanner, han llevado la empresa a nuevas cotas, y las perspectivas siguen siendo brillantes en el futuro inmediato.

En 2023, McElroy anunció la compra de unas nuevas instalaciones de 193 000 pies cuadrados en el área metropolitana de Tulsa, Oklahoma. Este nuevo campus servirá como “puerta de entrada” de la empresa, a la vez que proporcionará espacio adicional para el número cada vez mayor de ofertas de máquinas de McElroy.

McElroy ha dejado para siempre su huella en la infraestructura mundial y seguirá estando a la vanguardia de la maquinaria, la formación y la tecnología en los años venideros.

 

(Visited 16 times, 1 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más