Avanza una de las minas más ambiciosas de Centroamérica.

Min Feature Avanza una de las minas El proyecto Cobre Panamá de First Quantum Minerals es crucial en el objetivo de la compañía de ser uno de los mayores productores de cobre del mundo: No solo es una de las minas de cobre más grandes desarrollada en la actualidad; sino también uno de los proyectos mineros de mayor envergardura en Centroamérica. Con más del 50% del trabajo completo, el proyecto está camino para empezar a producir el proximo año.

Con un plan estratégico de producir más de 1 millón de t/año de cobre en el 2018, es primordial para First Quantum que Cobre Panamá comience a producir de acuerdo a lo planeado. Después de todo, se espera que este proyecto produzca 320.000 t/a de cobre y contribuya sustancialmente a las ganancias de la compañía.

(First Quantum obtuvo 80% en Minera Panamá, la empresa con la concesión de Cobre Panamá, después de adquirir Inmet Mining Corp. en el 2013 por casi US$5.000 millones. El 20% restante es de Korea Panamá Mining Corporation, una empresa 50/50 cuyos accionistas son LS-Nikko Copper y Korean Resources Corporation).

A diferencia de sus vecinos en latinoamérica, Panamá no tiene una historia minera significativa. De hecho, esta es su primera experiencia de minería a gran escala. Según First Quantum, el gobierno está a favor de este nuevo sector, aunque esto no es una sorpresa ya que es la inversión privada más grande en la historia de Panamá y una que generará importantes ingresos al país.

Mina en el trópico

Cobre Panamá es un desarrollo de cobre a cielo abierto inmenso en el norte centro de Panamá. La concesión abarca 130 km2 y está localizada en el distrito de Donoso, a unos 120 km al oeste de la capital y 20 km de la costa caribeña.

Esta es una región escasamente poblada. La comunidad más cercana es Coclecito con menos de mil personas y a 12 km al sureste de donde se construye la planta de procesamiento. Penonomé, con alrededor de 25.000 personas, está a 49 km al sureste de Coclecito.

La topografía en la concesión es áspera y cubierta por bosque denso. El clima es tropical con mucha lluvia, alta humedad y temperaturas de 25º-30ºC durante el año.

El área mineralizada mide 9 km de longitud y 4,5 km de ancho y comprende una serie de depósitos de pórfido de cobre que contienen subproductos de oro, plata y molibdeno. Existen cuatro depósitos principales (Botija, Colina, Valle Grande y Balboa) y varios depósitos más pequeños.

El proyecto tiene un costo estimado de US$5.480 millones y comprende dos áreas principales: una mina y planta de procesamiento dentro de la concesión, y un puerto y central eléctrica en Punta Rincón, en la costa. La vida del proyecto se extiende por más de cuarenta años.

Después de adquirir Inmet, First Quantum se centró en la reingeniería de Cobre Panamá a través de su filosofía de auto-ejecución. Esta busca encontrar eficiencias, reducir el uso de contratistas y tomar control sobre la construcción del proyecto. Esto ha resultado en un proyecto más grande, de menor intensidad de capital y con un cronograma definido para su finalización. El uso de contratistas se limita a tareas especializadas lo que según la compañía, aumenta la flexibilidad y reduce el riesgo.

Minería Cobre Panamá se está desarrollando como una mina a cielo abierto de gran escala  utilizando camiones y palas convencionales, con instalaciones para la trituración, transporte por correas, almacenamiento y procesamiento de mineral, así como sistemas auxiliares, equipos e infraestructura.

Habrá múltiples tajos que serán extraídos en una secuencia optimizada y en fases. Se estima que aproximadamente 75 Mbcm de mineral y residuos serán extraídos anualmente. El mineral será triturado en mina y luego transportado a través de correas a la planta de procesamiento que alimenta a la trituración secundaria y las pilas de almacenamiento.

Según First Quantum, las operaciones de predesbroce para la exposición del mineral están terminadas en un 55% y se finalizarán durante el primer trimestre del 2018.

Los equipos trabajando en predesbroce incluye dos taladros rotativos Atlas Copco DM45 así como varias excavadoras: Ocho Liebherr R9100, dos Liebherr R9350 y una Komatsu PC2000. También hay 20 camiones Caterpillar 777G de 100 toneladas adquiridos el año pasado cuando se empezó a usar camiones de tamaño intermedio. Igualmente hay camiones articulados Caterpillar de 38 toneladas. First Quantum reporta disponibilidad del 90% en toda la flota minera.

Min feature Avanza una de las minas más ambiciosas de CentroaméricaLa eficiencia también es importante y para este fín, el sistema de gestión de flota Mine Star de Caterpillar se emplea para coordinar personas, maquinaria y equipo. El uso de máquinas de mayor capacidad se ha pospuesto hasta que comience la producción, ya que las máquinas pequeñas ofrecen ventajas en términos de versatilidad, potencia y facilidad de mantenimiento. Se planea complementar el equipo de predesbroce durante este y el próximo año para establecer una ‘Ultra Fleet’, o lo que será la flota minera a largo plazo. Para el 2018, esta flota comprenderá dos taladros eléctricos de perforación rotativa, cuatro palas eléctricas de clase 1250 y 25 camiones de 360 toneladas equipados con sistema ‘trolley assist’.

La idea es aprovechar la energía eléctrica generada en la central y maximizar su uso con la flota minera. Esta configuración de equipos eléctricos es inusual, pero tiene sentido en Cobre Panamá ya que será mucho más económico que usar diesel.

Procesamiento

Según First Quantum la construcción de la planta progresa bien, particularmente en los circuitos de flotación y trituración secundaria donde ya se han instalado los siete molinos de bolas.

La mina producirá en promedio 320.000 Mt/a de concentrado de cobre, 100.000oz de oro, 3.500t de molibdeno y 1,8Moz de plata. Se espera que el grado promedio de cobre sea de 0,43% durante los primeros 10 años y de 0,37% durante el resto de la vida útil de la mina.

El diseño de la planta se basa en un circuito convencional de flotación de mineral de sulfuro, con flotación diferencial para producir concentrados de cobre y molibdeno por separado. Los subproductos de oro y plata se recuperarán en el concentrado de cobre.

Los relaves de la planta serán dirigidos hacia áreas de relleno y hacia los tajos ya depletos.

Puerto y central eléctrica

El concentrado de cobre será bombeado a una planta de filtración y a facilidades de almacenamiento en el puerto desde donde será exportado a los mercados internacionales. El puerto fue inaugurado en el 2015 y recibirá equipos para el proyecto así como también carbón para la central eléctrica.  Mientras tanto, la central eléctrica de 300 MW y su correspondiente infraestructura está casi terminada. Tendrá una chimenea de 125 m de altura e incorporará tecnología de desulfuración y filtración selectiva de reducción catalítica para limpiar el gas.

El primer equipo de 150 MW está casi listo para entrar en marcha antes de fines de año. El segundo equipo de 150 MW le seguirá durante el primer semestre del 2018. La compañía espera obtener flujos de efectivo de la venta de electricidad antes de la puesta en marcha de la planta de procesamiento.

El futuro

Cobre Panamá emplea cerca de 7.000 trabajadores para la fase de construcción, la mayoría de los cuales son panameños y provienen del área local. Según First Quantum, esta cifra se estabilizará en unos 2.500 empleos directos durante la producción y a lo largo de la vida de la mina.

A pesar de sus importantes reservas minerales, Panamá no ha experimentado anteriormente un auge minero. Pero la minería se ha convertido en un sector de rápido crecimiento en la economía panameña y no hay duda de que uno de los principales impulsores ha  sido la construcción y desarrollo de Cobre Panamá.

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más