Cribado totalmente eléctrico en una mina de arena de cuarzo

En la frontera meridional del Jura de Suabia, en Alemania, desde marzo de 2023 se está utilizando la MOBISCREEN MSC 702i EVO con Dual Power en la mina de arena de cuarzo del emplazamiento de Meßkirch-Rengetsweiler.

En una entrevista, representantes de la empresa de Sigmaringen Emil Steidle GmbH & Co. KG: el director de división Achim Haßdenteufel y el director de fábrica Walter Kieper cuentan por qué Steidle ha optado por una instalación de cribado de funcionamiento eléctrico, los cambios necesarios en la infraestructura y cómo se desenvuelve la instalación en la práctica.

Señor Kieper, ¿qué se produce exactamente en este emplazamiento de Meßkirch-Rengetsweiler?

Kieper: Extraemos aproximadamente 100 toneladas de arena por hora de la mina. Cerca del 60 % de esta arena se procesa posteriormente en nuestra fábrica de Krauchenwies. Aquí se limpia y se separa en granulometrías aún más finas. Estas arenas de alta calidad, prácticamente sin contenido de arcilla, se emplean, por ejemplo, para la producción de vidrio coloreado o para materiales de construcción como revocos o adhesivos. No obstante, una parte de la arena se envía también directamente desde aquí a los clientes y se emplea, entre otros en cubiertas para pistas deportivas.

Señor Haßdenteufel con la MOBISCREEN MSC 702i EVO con Dual Power, Steidle está empleando ahora en este emplazamiento su primera instalación completamente eléctrica. ¿Cómo se tomó esta decisión?

Haßdenteufel: Bueno, existen varios motivos. Por un lado es evidente que los combustibles fósiles tienden a reducir su disponibilidad en el futuro, con el correspondiente encarecimiento. En este sentido, en la empresa nos planteamos constantemente cómo lograr un posicionamiento más favorable. Por otro lado, con los accionamientos eléctricos contribuimos a reducir las emisiones de CO₂.

De forma general se trata de una inversión de futuro para nosotros. La empresa Steidle siempre ha sido vanguardista en lo que respecta al tema de la energía. Ya hace 50 años contábamos con centrales térmicas de vapor y en la actualidad contamos con numerosos paneles solares. En nuestra fábrica de Krauchenwies elaboramos pellets de madera en colaboración con la empresa Schellinger. Aquí se encuentra también desde 2008 nuestra central térmica de biomasa. Como puede ver, la empresa Steidle se preocupa desde hace décadas por los temas de energía y sostenibilidad.

Lee también ► Presas de relaves en Brasil

Es decir, ¿en el futuro apostarán también por accionamientos eléctricos en otras instalaciones y máquinas?

Haßdenteufel: En el mercado existen siempre instalaciones, vehículos y máquinas que apuestan por un accionamiento eléctrico. La cuestión de si emplear sistemas eléctricos o de combustión resultará sencilla en las nuevas adquisiciones futuras.

En este emplazamiento queremos obtener la energía en adelante con ayuda de una instalación fotovoltaica. Desde un punto de vista económico, constituye la combinación ideal: accionamientos eléctricos más energía de obtención propia. Además de la mina de arena de cuarzo aquí se está construyendo actualmente con fines de investigación la planta piloto de una instalación fotovoltaica forestal. Estamos colaborando con el instituto de ensayos e investigaciones forestales de Baden-Wurtemberg y la administración del distrito de Sigmaringen, área forestal.

Nuestro director Hans Steidle tuvo la idea de establecer la instalación experimental, con eso nos dirigimos a la administración del distrito y allí fue bien recibida y apoyada la propuesta. Si la instalación fotovoltaica forestal ofrece buenos resultados, nos gustaría establecer varias aquí para poder generar por nuestros propios medios la mayor parte de la energía necesaria. Espacio tenemos más que suficiente en esta extensión.

Para la nueva instalación de cribado de Kleemann MOBISCREEN MSC 702i EVO con Dual Power precisan recurrir aún a energía externa, ¿qué infraestructura se precisa en este caso?

Haßdenteufel: Para el suministro de energía fue preciso desarrollar un concepto integral. Para la planificación y la implementación hemos colaborado con un proveedor de servicios externo. Si hubiésemos introducido el suministro de energía directamente en la máquina a través de un cable de alimentación de 400 voltios, hubiésemos precisado de una sección de cable demasiado gruesa para este largo tramo de cable. Por una parte hubiera sido demasiado difícil de manejar con este tamaño y, por otra parte, un cable con esta sección tiene un costo excesivo. Por este motivo trabajamos ahora con dos transformadores. En el primer transformador la corriente se transforma de 400 a 990 voltios. De esta forma la sección de cable es más fina, el cable es más manejable y bastante más asequible.

El segundo transformador se colocó directamente junto a la instalación de cribado y transforma de nuevo los 990 en 400 voltios, que llegan entonces hasta la máquina. Como solemos desplazar la instalación dos o tres veces por año, fue necesaria la construcción del segundo bloque de transformador de manera móvil. Fue preciso darle algunas vueltas, pero ya tenemos una solución óptima. De esta forma podemos desplazar la máquina ahora hasta a 1.2 kilómetros de distancia. Y hasta el momento solo hemos empleado el diésel realmente para el desplazamiento de la instalación y para el primer abatimiento de las cintas. El funcionamiento con electricidad funciona perfectamente.

Además de la renuncia a los combustibles fósiles, ¿tiene el accionamiento eléctrico otras ventajas en su opinión?

Kieper: La máquina funciona de manera verdaderamente silenciosa, y esto beneficia en primera instancia, por supuesto, al operador. Como no existen viviendas cerca y la máquina está en el hueco de la mina, el ruido no es un aspecto tan fundamental. Otra ventaja del accionamiento eléctrico es que la máquina se detiene inmediatamente después de la desconexión. El motor diésel, por el contrario, tiene aún marcha en inercia y una larga fase de enfriamiento. Cuando la cinta se detiene, un motor diésel continua funcionando para no resultar dañado. Con el accionamiento eléctrico esto no sucede.

El cambio al sistema eléctrico es objeto de subvenciones estatales. ¿Se han beneficiado de estos fondos?

Haßdenteufel: Sí, por supuesto ese es un efecto secundario agradable: el costo añadido de la transición a un modelo eléctrico está subvencionado por la BAFA (Oficina federal de economía y control de las exportaciones).

Lee también ► El Abra inicia reciclaje de neumáticos de camiones mineros

Esta instalación no solo es la primera instalación eléctrica sino también la primera instalación de Kleemann de la empresa. ¿Cuál fue el motivo para elegir Kleemann?

Haßdenteufel: Hemos visto varias instalaciones y también las hemos probado in situ y comparado el rendimiento. El material que extraemos aquí es muy especial. La arena en bruto contiene mucha arcilla, lo que atasca las cribas. La instalación de Kleemann y el buen asesoramiento nos convencieron finalmente. Pero en el fondo se trató también de una clásica decisión de precio-rendimiento.

¿Existen otros requisitos particulares planteados a la máquina por tratarse de un material tan especial?

Kieper: Ahora al principio demora cierto tiempo hasta que la instalación está perfectamente ajustada. Estoy aún probando e investigando, por ejemplo, cómo reducir el desgaste en la criba tipo arpa de la parte inferior. Es necesario reemplazar la superficie de la criba del piso inferior aproximadamente cada 6 semanas. Los pisos superiores, con un grosor de alambre de cerca de diez milímetros tienen obviamente una mayor vida útil. Se requiere algún tiempo hasta que todo está correctamente ajustado, pero aquí cuento también con el apoyo del asesor de Kleemann.

(Visited 113 times, 1 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más