La demanda de calizas impulsará proyectos de minería no metálica en Ecuador

Crédito: Enami EP

Los proyectos: Unacota, Isimanchi y La Tronera, concesiones de minería no metálica que son parte del portafolio de la Empresa Nacional Minera (Enami EP), cuentan con el potencial geológico para estimular el interés de distintos sectores productivos de Ecuador, especialmente el de las empresas mineras, pues requieren de rocas calizas para ejecutar sus respectivos procesos industriales”, así lo anunció el gerente general de la empresa, Julián Agurto Erique.

Las calizas son rocas sedimentarias compuestas principalmente por carbonato de calcio (CaCO3), que es un compuesto inorgánico que tiene una amplia gama de aplicaciones domésticas e industriales en base a sus características y propiedades físicas y químicas. Entre los derivados de esta materia prima natural se destacan la cal y el cemento.

Las industrias que utilizan cal en sus procesos son: minería; metalurgia; pulpa y papel; tratamiento de aguas; recubrimientos; construcción; productos químicos; agricultura y acuacultura.

Así también, las rocas calizas son materia prima base del cemento Portland, un material aglutinante con finura similar al talco que, al mezclarse con el agua, genera un compuesto capaz de unir fragmentos pétreos para formar un conglomerado moldeable, durable, resistente, impermeable y adaptable a varios usos.

En minería, los productos calcáreos son considerados un insumo estratégico; su uso más importante está asociado a la extracción de cobre (Cu), oro (Au) y plata (Ag), principalmente en los procesos de flotación y lixiviación, donde actúa como un regulador de pH y depresante.

Lee también ► Ecuador: Seleccionan cuatro plantas de beneficio para procesar el mineral del proyecto Muyuyacu

La cal permite la obtención de concentrados de cobre más limpios y con mayor ley, regula la generación de gases cianurados y evita la pérdida de cianuro en la recuperación de oro y plata; además, evita la contaminación ambiental generada por la acidez. Se usa también como regulador del pH de las aguas generadas en el proceso previo a su vertido a cauce (relaves), permitiendo la separación de los metales pesados contenidos.

Es importante mencionar que, las dos minas en etapa de producción en Ecuador, requieren para sus operaciones aproximadamente 20 000 toneladas de carbonato de calcio al año.

Además, según datos del Servicio Nacional de Aduana del Ecuador, en 2021, se importaron aproximadamente 62 011 toneladas de cal (viva y apagada).

Bajo ese contexto, la Enami EP, a través de sus concesiones de minería no metálica, ubicadas en tres provincias del país y aledañas a plantas cementeras y a los proyectos mineros estratégicos, puede consolidarse como un aliado para atender la demanda de rocas calizas e impulsar así procesos de dinamización económica a escala regional y nacional, no solo por las ventajas en cuanto a distancia y transporte, sino, principalmente, por las figuras asociativas que la empresa pública ofrece en cuanto a convenios, contratos, asociaciones estratégicas temporales o desarrollo conjunto.

El Proyecto Isimanchi (Zamora Chinchipe), de 225 hectáreas, está cerca a los proyectos: Mirador, Fruta del Norte, Cangrejos, Loma Larga, Ruta del Cobre y Río Blanco; Unacota, ubicado en la zona centro del país, en una extensión de 2.608 hectáreas, está próximo a: Llurimagua y Cascabel; y junto al Proyecto La Tronera (Chimborazo), de 162 hectáreas, comparten proximidad con los proyectos: Curipamba, Sigchos, La Plata y con la Planta de Cemento Chimborazo (UCEM S.A.).

La Enami EP, liderada por Julián Agurto Erique, pone a disposición de las industrias y de las empresas mineras sus concesiones de calizas y su capacidad asociativa, con el firme objetivo de concretar acuerdos e inversiones que contribuyan al desarrollo del sector minero ecuatoriano, generador de empleo y oportunidades en beneficio de todos los ciudadanos.

(Visited 26 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más