El acero mexicano supera la caída del Covid y prevé crecimiento

Imagen referencial. / Crédito: ArcelorMittal.

La industria del acero de México aprovechó los altos precios globales y la recuperación de la demanda en 2021 para recuperarse de una recesión pandémica, pero los esfuerzos del gobierno para reformar el sector energético plantean riesgos para el crecimiento a largo plazo.

Las siderúrgicas del país volvieron a los niveles de producción anteriores a Covid 19 en 2021 y planean continuar el impulso el próximo año para aumentar la producción anual y reducir la dependencia de México de las importaciones.

México producirá poco menos de 19 millones de toneladas métricas ™ de acero en 2021, según David Gutiérrez Muguerza, director de la cámara de acero Canacero y director ejecutivo de la siderúrgica Deacero.

Eso está ligeramente por encima de los 18,4 millones de toneladas producidas en 2019 y muy por encima de los 16,8 millones de toneladas de producción durante el primer año de la pandemia en 2020, según Canacero.

La mayor producción se produce cuando la demanda aumentó en medio de una recuperación económica en México y una aún más fuerte en los EE. UU., que es el mayor mercado de exportación de acero de México. México exportó aproximadamente 3,5 millones de toneladas métricas de acero en 2021, y el 66% de sus exportaciones se destinó a EE. UU. en 2020.

Lee también ► Fortuna Silver recibe autorización de impacto ambiental de mina San José en México

El consumo total de acero en México será de alrededor de 28 millones de toneladas este año, estima Canacero, en comparación con 24,2 millones de toneladas en 2020 y 27,5 millones de toneladas en 2019.

La producción seguirá creciendo el próximo año a medida que las nuevas plantas entren en funcionamiento, como el nuevo laminador de la siderúrgica Ternium en Pesquería, Nuevo León.

Se espera que ese laminador alcance el 80% de sus 4,4 millones de toneladas anuales de capacidad de bobina laminada en caliente para marzo de 2022, y luego el 90% de su capacidad para junio o julio de 2022.

“La industria crecerá en producción el próximo año a medida que entren en funcionamiento nuevas plantas”, dijo el director ejecutivo de Ternium, Máximo Vedoya, y agregó que se espera que el consumo interno crezca un 3% en 2022.

Las acerías también buscan capitalizar las interrupciones de la cadena de suministro global y la guerra comercial entre Estados Unidos y China para hacer que México sea más atractivo como fabricante.

“Lo vemos más como una oportunidad que como un problema”, dijo Vedoya sobre los problemas de la cadena de suministro. “Saber que no podemos contar con productos producidos en otros lugares es positivo para nosotros. Tenemos que llevar esa cadena de valor a México”.

La industria espera que estas tendencias, más el aumento de producción proyectado para el próximo año, ayuden a reducir las importaciones por debajo de las 11,5 tm que el país importó en 2021.

En 2020, el 38 por ciento de las importaciones de acero de México provino de Estados Unidos, mientras que el 18 por ciento provino de Corea del Sur y el 16 por ciento de Japón.

“Vamos a bajar un poco las importaciones, pero seguiremos siendo un país que importa acero”, dijo.

Además, en 2021 algunos fabricantes mexicanos importaron más acero debido a que había menos oferta y precios más altos en el mercado nacional.

Mercado de energía

A pesar de los planes optimistas de la industria, su dependencia de la electricidad significa que la reforma constitucional del mercado de energía propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador podría limitar el crecimiento de las acerías.

Lee también ► Crece inversión extranjera en sector minero de México

López Obrador envió un proyecto de ley al Congreso en octubre que cambiaría la constitución para restaurar el dominio del mercado de la eléctrica estatal CFE al limitar la participación del sector privado al 46%.

La reforma busca cancelar todos los permisos de generación del sector privado, unos 40,924 MW, o el 48% de la capacidad instalada de México, en una medida que los abogados de la industria afirman que contraviene la constitución y los acuerdos de libre comercio, incluido el acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA).

Debido a que gran parte de la capacidad generada por el sector privado es energía solar y eólica, a las siderúrgicas les preocupa que la reforma, si se aprueba, les impida acceder a los niveles de energía renovable que demandarán los clientes en sus mercados de exportación, dijo Gutiérrez.

A los productores de acero también les preocupa que si el sector eléctrico estuviera bajo control estatal, el gobierno no invertiría lo suficiente en generación y transmisión de energía, lo que provocaría una falta de electricidad suficiente.

“Nos preocupa que no haya suficiente inversión y que no haya suficiente energía en el futuro”, dijo Gutiérrez.

“Hay áreas en México donde se produce energía, pero no se puede llevar a otros lugares debido a la falta de capacidad de transmisión”, agregó, expresando su preocupación por la infraestructura eléctrica de México.

(Visited 59 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más