Prima la escasez

Jaime Mejía, editor en jefe
Jaime Mejía, editor en jefe

Hace poco un ejecutivo de una minera canadiense me contó sus dificultades para lograr obtener un “turno” para el análisis de laboratorio de los resultados de una excavación de su firma en Argentina. “Tuvimos que hacer cola por varios meses”, dijo. Esta es la realidad de la minería en todo el mundo. La creciente demanda de insumos y servicios para estar al ritmo con la producción minera global tiene toda la cadena de valor de la industria bajo una presión nunca antes vista. Dicen en la industria que un fabricante de equipos de minería puede demorarse meses y hasta años en entregar una máquina. Y no sobra decir que el valor de esas máquinas está en aumento porque el costo de las materias primas para fabricarlas se ha disparado. Y en el frente del recurso humano es igual. Conseguir personal calificado es tan difícil que se sabe que algunas empresas mineras de Chile están reclutando personal en países de Europa Oriental.

Por ello, algunas veces, como lo explica nuestra columnista invitada Michele Ashby (página 18), los precios de un bien básico por altos que parezcan pueden ser apenas el reflejo de una industria cuyos costos de producción se han disparado a niveles que las empresas apenas están aprendiendo a sortear. Por ello, aunque el barril de petróleo o la onza de oro se cotice por las nubes en los mercados internacionales, extraer cada barril o cada gramo es muy costoso y el precio puede  ser que sólo muestre, en parte, ese aumento de costos.

Evidentemente también hay mucha especulación en los mercados. En las bolsas se transan futuros sobre cantidades de bienes básicos que no corresponden a la verdadera realidad de la demanda física de esos bienes. Es un momento fascinante en la industria de recursos básicos. Hay mucha liquidez y las empresas están disfrutando grandes utilidades. Pero a la vez hay muchos desafíos. Por ello en esta edición hemos abordado, entre otros temas, el outsourcing o tercerización, (página 26) que es la respuesta cada vez más común de las mineras para responder a la gran demanda global de bienes básicos. Las empresas, al ser incapaces de cubrir todas sus necesidades con los recursos humanos y físicos propios acuden a otras especializadas en proveer servicios que no se consideran estratégicos en el negocio clave de la empresa. Un ejemplo es el mantenimiento de los equipos.

Jaime Mejía,
editor en jefe

(Visited 64 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más