Una solución Ultra Clase

Cómo la introducción de un nuevo remolque Lowboy revoluciona el transporte de pala

Por Josh Swank, Vicepresidente de Ventas y Marketing, Philippi-Hagenbuch Inc.

Echando un vistazo detrás de escena de cualquier operación exitosa, es fácil ver cómo el equipo de soporte afecta directamente la productividad y la rentabilidad. Ya sea que se trate de un cuerpo de camión diseñado a medida que aumenta la capacidad de transporte o una opción de expulsión trasera que aumenta la eficiencia de descarga, lo que sucede detrás de escena es tan importante como lo que sucede en el área de producción principal.

Sin embargo, hasta hace poco había un área de minería aérea que era altamente ineficiente y carecía de una opción de soporte viable. El transporte de grandes palas de clase minera tenía un método único que requería mucho tiempo: desplazar la pala del punto A al punto B. Para ayudar a las operaciones a aumentar la eficiencia de esta tarea vital, ciertos fabricantes diseñaron a medida una solución de transporte de alta capacidad. La implementación de un remolque lowboy de clase ultra en flotas mineras permite que las operaciones transporten palas de manera rápida y eficiente a través de la mina, revolucionando todo el proceso.

Lento pero seguro

Reubicar palas eléctricas es uno de los males necesarios de la minería a cielo abierto. Estas máquinas gigantescas son elevadores pesados ​​de una operación, un componente clave en la cadena de producción. Sin embargo, moverlos, lo que puede ocurrir varias veces al año, es un proceso ineficiente. Con una velocidad máxima de solo media milla por hora, mover una pala eléctrica de un lado de la mina a otro podría llevar hasta una semana, lo que afectaría gravemente la producción. Las palas mineras pueden cargar fácilmente más de 30 cargas de camiones de 340 toneladas de material por hora, durante todo el día. Extrapolar la pérdida de productividad de una pala fuera de servicio durante siete días puede equivaler a más de 1.700.000 toneladas de material perdido. Sin otra opción para mover las palas, los productores se han visto obligados a aceptar esta producción perdida como un peligro para hacer negocios, pero no se puede negar el impacto negativo en la operación general.

Sin embargo, el ritmo de este caracol es solo un inconveniente menor en comparación con el desgaste que este tipo de transporte tiene en la máquina. Con un mantenimiento adecuado y movimiento limitado, el tren de rodaje de una pala tiene una vida útil de aproximadamente tres años. Mover frecuentemente la pala de un lugar a otro puede reducir fácilmente la longevidad del tren de rodaje en un 50% en entornos altamente abrasivos. Esto lleva a costos significativos de reparación y mantenimiento durante la vida útil de la pala, lo que crea un mayor tiempo de inactividad y pérdida de productividad y eficiencia.

Por ejemplo, el costo promedio para reparar un chasis de pala es de US$1.800.000. Una mina que opera cuatro palas y depende de trasladarlas de un lugar a otro estaría buscando reemplazar al menos un chasis al año para mantener su flota operativa, con un precio general de US$7.200.000 durante un período de cuatro años.

El precio del sistema es solo una parte de la ecuación cuando se calculan los costos totales de vida útil de una máquina. Con cada cambio que demora aproximadamente 30 días, la máquina pierde aún más producción debido a tiempos de inactividad innecesarios. Al factorizar el proceso de un mes de cambiar el chasis, la productividad perdida aumenta a más de 7 millones de toneladas de producción perdida por pala.

Al emplear un remolque lowboy de clase superior, por otro lado, esta misma operación puede maximizar la longevidad del equipo y minimizar el tiempo de inactividad, lo que resulta en un ahorro de al menos US$900.000 por pala, por año y período.

Cerrando la brecha

Desafortunadamente, debido al tamaño de las palas eléctricas, hasta hace poco no ha estado disponible un método alternativo de transporte. Las operaciones de remolques de plataforma baja que usan para mover equipos más pequeños, como buldóceres, excavadoras y taladros, no tienen la capacidad de mover palas, que pueden pesar hasta 2.200 toneladas. Y aunque algunos de estos remolques proporcionan una capacidad de hasta 400 toneladas, suficiente para las palas más pequeñas, la configuración de eje requerida y la potencia de frenado adecuada para un transporte seguro dan como resultado un remolque que es difícil de maniobrar en carreteras de acarreo.

Para satisfacer esta necesidad, ciertos fabricantes personalizados han diseñado un tipo completamente nuevo de remolque de transporte pesado: el remolque lowboy de clase superior.

Los métodos tradicionales de diseño de remolques no han podido proporcionar la capacidad necesaria para los lances de clase superior, lo que llevó a los ingenieros a buscar inspiración en otros lugares. La tecnología del puente parecía ser la clave. En lugar de una simple plataforma suspendida entre ejes, los fabricantes incorporaron un sistema de truss y soportes debajo, similar a los que se encuentran en una sección de puente. Este cambio de diseño permitió a los fabricantes aumentar de forma segura la capacidad sin aumentar significativamente el peso total del remolque.

Diseño de Ultra Clase

Otro desafío con el diseño tradicional de remolque fue cómo cargar de manera segura equipos de clase superior. Los remolques tradicionales de plataforma baja requieren que el operador separe el remolque del tractor de arrastre con un cuello de cisne desmontable, lo que podría llevar mucho tiempo, ser peligroso e ineficiente con equipos de clase superior. Los remolques con cuello de cisne extraíble tampoco proporcionan un ángulo de carga ideal para equipos de clase superior. Para cargar este tipo de maquinaria, un remolque lowboy de clase superior con cuello de cisne rígido unido al tractor, que está firmemente y positivamente anclado, ofrece una opción más segura y más eficiente. Esto se debe a que elimina la dificultad de colocar el remolque lowboy en malas condiciones, como baja visibilidad o en terreno irregular. Un diseño rígido de cuello de cisne también asegura una conexión sólida entre el tractor y el remolque antes de agregar el equipo a la ecuación.

Para acomodar el cuello de cisne fijo, los ingenieros idearon una solución única de carga trasera. Al incorporar dos disposiciones separadas de eje oscilante controladas por cilindros hidráulicos en la sección más trasera del remolque, el eje trasero podría levantarse fácilmente del suelo, bajando la plataforma, y ​​moverse a un lado para que la pala y otros equipos de soporte conduzcan al remolque. Dos rampas montadas en la plataforma trasera accionadas hidráulicamente aumentan aún más la facilidad de carga y la eficiencia al crear un plano uniforme con la plataforma principal del remolque, minimizando la carga de puntos del equipo y las sacudidas con casi ningún ápice para que los rodillos o rodamientos se desplacen. Con la pala a bordo de manera segura, las rampas se elevan, los ejes traseros giran hacia la parte trasera del remolque y se alinean con la plataforma. A medida que los neumáticos bajan al suelo, la plataforma del remolque se eleva a la posición de transporte. Las disposiciones del eje tienen un mecanismo de bloqueo sobre el centro que se activa cuando los neumáticos alcanzan la posición de transporte, eliminando cualquier peso del remolque de los cilindros hidráulicos en la disposición del eje. Todo el proceso lleva menos de quince minutos.

Una vez en el modo de transporte, las disposiciones del eje ofrecen una oscilación vertical independiente para garantizar un contacto uniforme con todos los neumáticos del remolque. La disposición del eje cancela cualquier torque lateral apreciable en el cuerpo del remolque o los ejes mismos, asegurando la máxima estabilidad mientras se mueve a través de la mina.

Siguiendo este diseño básico, los remolques lowboy de clase superior están diseñados a medida para satisfacer las necesidades únicas de una operación, proporcionando la máxima eficiencia y ROI. Basado en el peso de la pala, se identifica un tractor apropiado de la flota de equipos existentes de la compañía para usar con el remolque. El tractor está equipado con un enganche de pivote de 6 vías diseñado a medida. Esta disposición de enganche fija el tractor al remolque en el pivote de la carrocería y los cilindros de elevación, como lo haría un volquete tradicional, y requiere modificaciones mínimas en el chasis del camión.

Las disposiciones del eje trasero de cada lowboy de clase superior se personalizan aún más para proporcionar un control y una rotura superiores. Para crear la disposición, se utilizan cuatro husillos traseros de camión original estándar que coinciden con los ejes OEM del tractor o son de una clase más grande. Estos husillos tienen frenos mecánicos que proporcionan una gran potencia de frenado durante el modo de transporte. Cuando está estacionado, los arreglos del eje trasero vuelven a girar y el extremo del remolque descansa en el suelo, eliminando cualquier riesgo de movimiento no deseado.

El camino hacia la eficiencia

Con un remolque lowboy de clase superior, es posible mover una pala de un lugar a otro en un solo turno, mucho más rápido que la semana que tomaría usar el poder de la pala. Incluso en caminos de transporte intrincados, el remolque es capaz de alcanzar velocidades de hasta 10 mph. Para rectas sin pendiente, la velocidad máxima sería de aproximadamente 15 mph.

Esta velocidad es solo una pequeña parte del beneficio general que una operación puede ver con un lowboy de clase superior. El mantenimiento de máquinas en el campo puede ser una gran pérdida tanto de recursos humanos como de equipos. Cuando la máquina está a una pala de 2.200 toneladas a tres millas de las instalaciones de mantenimiento, la tarea puede consumir rápidamente una semana completa para el momento en que las herramientas, el equipo de soporte y las piezas de repuesto se llevan al sitio. Sin embargo, una operación con un remolque lowboy de clase superior como parte de su flota de servicio puede transportar rápidamente la pala a una ubicación más conveniente, haciendo que la producción vuelva a funcionar rápidamente y ahorrando tiempo y molestias a los mecánicos.

Un lowboy de clase ultra de diseño personalizado también puede proporcionar soporte adicional para transportar equipos más pequeños, aumentando aún más la flexibilidad de una operación en el lugar de trabajo.

Apoyando la línea de fondo

Si bien el equipo de soporte rara vez se encuentra en el centro de atención, no se puede negar el papel que desempeña en mantener una operación sin problemas y extender la vida útil de las máquinas clave. El remolque lowboy de clase superior revoluciona el proceso de mover palas, no solo en dólares y centavos ahorrados en cambios de tren de rodaje menos frecuentes y mayor tiempo de actividad, sino también al permitir que una operación revise por completo su enfoque para el transporte de palas. A veces toma un tiempo para que aparezca el equipo de soporte adecuado, pero la solución ideal para el transporte de pala finalmente ha llegado.

(Visited 64 times, 1 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

  • GHH gana premio al diseño

    El jurado del prestigioso premio de diseño Red Dot ha otorgado el galardón al modelo MK-42 del fabricante de maquinaria minero GHH en su edición de 2020. El MK-42 es…

  • Una solución Ultra Clase

    Cómo la introducción de un nuevo remolque Lowboy revoluciona el transporte de pala Por Josh Swank, Vicepresidente de Ventas y Marketing, Philippi-Hagenbuch Inc. Echando un vistazo detrás de escena de…

  • Un Surface Miner extrae piedra caliza en Francia

    Por encargo del HeidelbergCement Group, Wirtgen realizó una prueba de rendimiento con el Surface Miner 220 SMi 3.8 en una cantera de caliza en Couvrot. El objetivo era incrementar mediante…

  • Hitachi mantiene a los operadores actualizados

    Entrenamiento en vivo y tiempo real con grandes beneficios de tiempo Por Kristin Stires ¿Necesita saber cómo verificar correctamente el hundimiento de la pista en su excavadora minera? ¿Sabe cómo…

Lee más