Realidad del mercado eólico

pag161La energía eólica está ganando terreno en Latinoamérica, puesto que en el último tiempo se han anunciado ambiciosos planes para Brasil, Chile, México y Perú. Los gobiernos y los ecologistas están contentos, ya que esta fuente de energía podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como la dependencia de la hidroelectricidad y de los combustibles importados.

Karsten Schneider, gerente técnico y de operación y mantención de la consultora renovable Natural Power, habla sobre su visión del mercado eólico en Latinoamérica y sobre los cruciales desafíos para aprovechar esta fuente de energía renovable en la región.

– Se ha visto muchos proyectos en desarrollo o en estudio en Chile, Perú y México, ¿Hasta qué punto cree que se materializarán?

Schneider: En este tipo de mercados es típico que los desarrolladores publiquen comunicados con demasiada anterioridad, solo para darse cuenta después que el proyecto no es factible o no puede construirse como se planeó previamente. Tengo algunos proyectos específicos de Chile en mente, donde nunca se va a alcanzar la capacidad anunciada debido sencillamente a problemas de construcción como inclinaciones y malas posiciones para los aerogeneradores.

Por otro lado, los desarrolladores a veces anuncian que van a construir en lugares donde ni siquiera han terminado las mediciones del viento. Sé que un par de proyectos han bajado su escala porque el potencial del viento no era tan alto como esperaban.

En Chile, los proyectos en el mediano plazo, se verán reducidos al menos a la mitad.

– ¿Está optimista respecto del crecimiento de la capacidad eólica?
Schneider: Definitivamente, sin ninguna duda.

– ¿Los gobiernos están entregando los incentivos correctos para la energía eólica?
Schneider: Proinfa en Brasil no incrementó los proyectos como se esperaba. Pero a mi parecer el proyecto es –o era, porque fue modificado– un mejor modelo para ayudar a los proyectos de energía eólica. Si se tiene un acuerdo de compra garantizada de energía con el Estado, el financiamiento es bastante fácil.

Chile solo cuenta con una sanción para las generadoras en caso de que estas no cumplan con la cuota de 5%. Pero igual se tiene que negociar un acuerdo de compra de electricidad con ellos. Las grandes generadoras tienden a no abrir la puerta a todos, así que igual se tiene un problema de financiamiento.

Yo personalmente prefiero un acuerdo de compra de energía con garantía estatal o un sistema de bonos en vez de un sistema de sanciones. Un sistema de bonos tendría un impacto financiero calculable directamente.

– ¿Y eso podría ser costoso para los gobiernos latinoamericanos?
Schneider: Sí, el sistema de bonos tiene que influenciar el precio de la energía para los clientes si el gobierno no quiere gastar su propio dinero. Pero por otro lado, al subsidiar las energías renovables, el gobierno reduce su dependencia.

– ¿Cuál es su opinión respecto de los mercados eólicos de Perú y México?
Schneider: El mercado eólico peruano ciertamente es interesante y prometedor. Pero creo que está unos dos o tres años por detrás de Chile. Recientemente, Perú publicó mapas eólicos del país, pero no hay campañas completas de medición. El marco legal no está muy avanzado y eso también demorará.

México está avanzando rápido y es un mercado muy interesante. Existen zonas con un altísimo potencial eólico. Por otra parte, México también necesita desarrollar capacidades en la red. Estamos involucrándonos en servicios para algunos proyectos en México y el principal problema es la conexión a la red.

– ¿Cuáles son los mayores desafíos técnicos que presenta la construcción de parques eólicos en Latinoamérica?
Schneider: Las campañas de medición de viento en Latinoamérica se desarrollan comúnmente con un estándar más bajo que en otras partes del mundo. Esto directamente genera incertidumbre sobre las proyecciones de la rentabilidad del viento y, por consiguiente, sobre el financiamiento.

La provisión de aerogeneradores no es tanto problema, ya que los mercados cambiaron el año pasado. Se pueden obtener aerogeneradores en poco tiempo. Pero en esto también los fabricantes se están protegiendo y quieren desarrollar buenos proyectos, quieren ver que se haga el trabajo correcto.
Los mercados eólicos de Latinoamérica en general se encuentran en la evaluación del régimen de viento o en la etapa de desarrollo del proyecto. El principal problema técnico que hay es la calidad de los estudios y los instrumentos aplicados.

– ¿Qué tan importante son las campañas de medición para el financiamiento de proyectos?
Schneider: Esa es la base para el financiamiento. El viento y su calidad están relacionados directamente con el flujo de efectivo de su proyecto. Entonces, si hay incertidumbre en eso, el financiamiento se hace difícil.

Business news Americas

(Visited 94 times, 1 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

  • Minería peruana suma tecnologías autónomas

    Cinco camiones mineros Cat 794 AC, parte de una flota de 27 unidades, hacen historia en el país al iniciar operación autónoma en Quellaveco. La autonomía ya es una realidad…

  • La nueva minería controlada a distancia

    Para la minería, los Centros Integrados de Operaciones son, sin duda, una oportunidad para unirse a la ruta de la era digital. Estas instalaciones hoy tienen un rol protagónico que…

  • Mina digital: Avances en Quellaveco

    El Proyecto Quellaveco es la mayor inversión minera del Perú. Actualmente en fase de construcción, la meta de Anglo American es iniciar la etapa productiva en el 2022.   Quellaveco…

Lee más