Quebrada Blanca Fase 2: Desarrollo futuro

Crédito: Teck

Teck celebró la apertura de Quebrada Blanca Fase 2 en la región de Tarapacá, Chile, con la presencia del presidente de la República, Gabriel Boric y el CEO de Teck, Jonathan Price. | Por Paula Chapple, enviada especial a QB2.

Las expectativas eran altas. Muchos años pasaron, no exentos de desafíos y atrasos, para que se concretara la anhelada apertura de Quebrada Blanca Fase 2, de la canadiense Teck en la Región de Tarapacá, Chile.

Como la ocasión lo ameritaba, fue una ceremonia especial a la que asistieron el presidente Gabriel Boric, representantes de las comunidades locales de la región de Tarapacá, la ministra de Minería Aurora Williams, el ministro de Economía, Nicolás Grau, junto con diversos invitados de gremios mineros, empresas contratistas, trabajadores y colaboradores de Teck.

En su intervención, el mandatario señaló que “necesitamos un futuro más verde y sustentable, necesitamos energías limpias y un nuevo modelo de desarrollo que deje atrás los combustibles fósiles y avance en electromovilidad. Para ello el litio y el cobre que Chile produce son esenciales”.

Acto seguido tomó la palabra Jonathan Price, CEO de Teck: “La expansión de QB fue posible gracias a gran cantidad de personas talentosas y dedicadas que trabajaron para construir una de las minas de cobre más innovadoras y sustentables del mundo aquí en el norte de Chile”, señaló.

“QB es la piedra angular de la estrategia de crecimiento de cobre de Teck, y Chile es una parte importante del desarrollo futuro de nuestra compañía como productor líder de cobre. Quiero agradecer al gobierno chileno y a las comunidades de la Región de Tarapacá por su involucramiento y orientación, y a los miles de trabajadores que aportaron a la construcción de esta mina del futuro”, comentó al respecto el ejecutivo de la minera.

Lee también ► Drones en minería: Alerta de seguridad

Ampliación

Crédito: Teck

Tras el proyecto de construcción de la Fase 2 de Quebrada Blanca, la nueva QB ampliada es una operación de larga duración con un importante potencial de expansión en el futuro y prácticas medioambientales de vanguardia:

  • 320 000 toneladas anuales de cobre en los primeros cinco años completos de producción.
  • Vida inicial de la mina de 27 años utilizando sólo un 18% del recurso.
  • Primer uso a gran escala de agua de mar desalada en la Región de Tarapacá, en lugar de agua dulce.
  • 100% de energía renovable para las operaciones de aquí al año 2025.

Las operaciones de QB incluyen el área mina con una planta concentradora con una capacidad de producción de 140 000 toneladas al día; servicios básicos que incluyen 165 kilómetros de tuberías para transportar agua dulce a la mina y concentrado de vuelta al puerto, y líneas eléctricas; instalaciones portuarias costeras para cargar concentrado de cobre en barcos para su transporte y una planta desaladora de agua; junto con un Centro Integrado de Operaciones remoto de última generación ubicado en Santiago.

Agua de mar

Crédito: Teck

A fines de marzo de 2023, Teck informó que su proyecto Quebrada Blanca Fase 2 (QB2) produjo su primer concentrado de cobre primario (bulk concentrate), hito que se dio a medida que el proyecto avanza en su comisionamiento y puesta en marcha, para aumentar su producción total en el transcurso del presente año.

El proyecto tiene una vida útil inicial de 27 años, considerando sólo el 18% aproximado del volumen de reservas y recursos de 2022, con un importante potencial de crecimiento futuro. El objetivo de la operación es alcanzar una producción anual de cobre de entre 285 000 y 315 000 toneladas en 2024-2026.

Entre las prácticas de minería sustentable que incorpora QB2, destaca el uso a gran escala de agua de mar desalinizada, en una zona –la Región de Tarapacá– que es una de las más secas del mundo, donde la escasez de agua es un creciente desafío.

Teniendo ese objetivo en vista, a medida que avanzó la construcción de QB2, la compañía inició la construcción de una planta desalinizadora, que evitará que la operación tenga impacto sobre el agua dulce, para no afectar el bienestar de las comunidades, ecosistemas y economía de la región.

La instalación

La planta desalinizadora de QB2 es la primera instalación a gran escala de este tipo para la minería en la Región de Tarapacá (a la que se sumará en el futuro la planta de Minera Collahuasi). En su construcción se empleó tecnología de punta y una logística de grandes proporciones. El objetivo es abastecer con más de 1000 litros/segundo de agua de mar desalinizada a la operación de Teck.

De acuerdo con la compañía, es una de las obras de ingeniería más importantes en el país, considerando que el agua de mar ya tratada deberá impulsarse a más de 4 mil metros sobre el nivel del mar, en un trazado de 170 kilómetros que atraviesa diversas condiciones geográficas.

El agua de mar ingresa en la planta para ser desalada. Luego se bombea mediante cinco estaciones de bombeo desde el nivel del mar hasta 4400 metros de altura llegando hasta la planta concentradora de la operación, donde se utiliza para procesar el mineral.  

Las tuberías de succión usadas para recolectar agua de mar se ubican a 250 metros de la costa a una profundidad de 30 metros y están diseñadas para garantizar el pleno cumplimiento de los requisitos de protección costera. 

El agua salada concentrada de la planta desalinizadora (salmuera), se descarga de forma segura en el océano Pacífico a una profundidad de 40 metros y 750 metros de la costa para garantizar una dilución adecuada que sea compatible con el ecosistema del océano. 

Lee también ► Diseño seguro: equipos transportadores

Expansión postergada

Tras recibir recientemente retroalimentación de los organismos reguladores, días antes de la inauguración, Teck anunciaba el retiro de tramitación ambiental la solicitud para el proyecto de “Expansión del Molino de Quebrada Blanca (QBME)” con el fin de disponer del tiempo necesario para considerar esta retroalimentación, comprender mejor la capacidad total de QB e ingresar al sistema una solicitud de permiso revisada.

“Esto forma parte de los procesos de aprobación de permisos; y retirar ahora la aplicación ambiental dará tiempo para incorporar los comentarios normativos y optimizar aún más el alcance del proyecto. El ingreso de una solicitud de permiso revisado añadiría, aproximadamente, 12 meses al proceso de evaluación ambiental a partir de la fecha de presentación. Teck no anticipa adoptar una decisión sobre la aprobación de la inversión de QMBE antes de que finalice la fase de puesta en marcha y la evaluación de la capacidad total del actual activo QB y de que se reciba la aprobación ambiental”, señalaron.

Cabe recordar que el SEA de Tarapacá había emitido un duro reporte en contra del proyecto, recomendando a la comisión de Tarapacá su rechazo.

                                                                     Crédito: Teck
(Visited 145 times, 3 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más