Productor de cobre satisface sus demandas de cribado con Niagara XL-Class

Para un productor de cobre norteamericano, su criba vibratoria de molino SAG es el corazón de su operación de procesamiento y está construida para soportar las duras condiciones de trabajo de la industria minera.

El sitio opera las 24 horas del día, procesando más de 2,000 toneladas por hora, los 365 días del año, por lo que los superintendentes esperan desgaste.

Dependen en gran medida del equipo y esperan que las máquinas produzcan un producto limpio y del tamaño adecuado en todo momento. Pero, como cualquier equipo, una criba vibratoria eventualmente se desgasta y la solución más estratégica a largo plazo no siempre es comprar una nueva. En el caso de este productor, una remodelación ofreció una manera de devolver la vida a una máquina bien usada por menos del costo de comprar una nueva.

Los efectos de la oferta y la demanda

La mina se especializa en la producción de concentrados de cobre con créditos de oro y plata; el latido del corazón de la operación proviene de una criba vibratoria Haver & Boecker Niagara XL-Class. Como pieza vital de equipo en la operación, la XL-Class dimensiona más de 30 millones de toneladas de mineral de cobre por año, con una disponibilidad mecánica del 92%, lo que incluye tiempo de inactividad preprogramado para el mantenimiento del equipo.

La XL-Class de 3600 por 8500 milímetros (12 por 28 pies) de la mina es la máquina de un piso más grande de Haver & Boecker Niagara en América del Norte. La criba vibratoria ofrece una impresionante superficie de cribado de 31 metros cuadrados (336 pies cuadrados). Más allá del tamaño, el diseño de la criba vibratoria es simple, con un sistema de accionamiento de excitador montado en un puente, el otro factor clave que atrajo la operación. Su construcción es sencilla, con vigas transversales, rieles, placas laterales y un puente, lo que simplifica el mantenimiento.

El productor tiene una XL-Class funcionando dentro de su operación y una segunda máquina lista para moverse a su lugar cuando se requiera mantenimiento.

Lee también→ Nuevos aires: Proyecto Traspaso Andina

No hay tiempo para el tiempo de inactividad

Después de años de arduo trabajo, la XL-Class comenzó a mostrar desgaste. El productor sacó la primera unidad de la operación, movió su XL-Class de respaldo a su lugar y llamó a los técnicos de servicio de Haver & Boecker Niagara para evaluar el equipo y determinar si era el momento de comprar uno nuevo o si podían renovar la máquina existente.

“Las llamadas de servicio en el lugar permiten a nuestros técnicos examinar toda la aplicación de cribado de principio a fin”, dijo Markus Kopper, gerente general de la operación de las Montañas Rocosas de Haver & Boecker Niagara. “Visitar las instalaciones y examinar toda la operación de cribado nos ofrece una idea de cómo funciona la operación del cliente y qué podemos hacer para ayudarlos a lograr el máximo tiempo de actividad y ganancias”.

Los técnicos utilizaron el análisis de vibraciones Pulse y desarrollaron un plan estratégico después de inspeccionar todos los componentes críticos y determinar qué era necesario reemplazar o reconstruir.

“Nos gusta comenzar cada remodelación como una discusión abierta, sentándonos en equipo para considerar la eficiencia del equipo y los ajustes para mejorar esa eficiencia. Cada decisión involucra al cliente y sus comentarios y experiencia ”, dijo Kopper.

Después de examinar los informes de análisis de vibraciones, inspeccionar el equipo y observar el funcionamiento general con información del cliente, se tomó la decisión de restaurar. Fue una decisión que proporcionaría a la operación una máquina que funcionaría como nueva, pero por aproximadamente una cuarta parte del costo de comprar una nueva criba vibratoria.

El productor aprobó la propuesta, que incluía la instalación in situ de piezas nuevas o rediseñadas para mejorar el rendimiento de la pantalla. Estas actualizaciones aseguraron que la criba vibratoria funcionara las 24 horas del día entre los intervalos de mantenimiento programados.

Durante la remodelación, la XL-Class de respaldo regresó al centro de la operación. Cuando finalizó el proceso de renovación de tres meses, Haver & Boecker Niagara volvió a probar el equipo con Pulse para garantizar la velocidad, la carrera y la órbita de la máquina.

Lee también→ [VIDEO] Nace la hermana mayor de la gama de cucharas seleccionadoras MB Crusher

Los resultados

El productor de cobre quedó más que impresionado con el servicio que recibieron. La gerencia expresó que tener la reconstrucción completa en el sitio fue reconfortante porque vieron el proceso de principio a fin, algo que dicen que no obtienen de cualquier fabricante. Además, el proceso resultó en cero tiempo de inactividad.

En poco tiempo, la criba vibratoria de XL-Class renovada del sitio volvió a funcionar, reemplazando la criba vibratoria de respaldo que se había colocado.

La asociación del productor con Haver & Boecker Niagara les permite descansar tranquilos, sabiendo que el corazón de su operación es estable y la asistencia está siempre a una llamada de distancia.

“Independientemente de la marca de la criba vibratoria o de los medios de criba, nuestros técnicos pueden trabajar con ellos para ayudar a que una operación alcance la productividad máxima”, dijo Kopper.

(Visited 20 times, 1 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más