Minería sustentable en la Cordillera: Proyecto Los Bronces Integrado

Los Bronces en Chile

El proyecto Los Bronces Integrado (LBI) implica reemplazar parte del mineral extraído actualmente por otro de mayor contenido de cobre (mejor ley), con el fin de mantener los niveles de producción en el tiempo. Se trata de un proyecto que utilizará la misma capacidad de plantas, de depósito de relaves y no tendrá impactos en agua, glaciares ni áreas protegidas.

Los Bronces, mina con más de 150 años en la alta cordillera de Los Andes, se encuentra en un proceso natural de caída de ley de mineral, con un mineral cada vez más duro y que genera aumentos asociados a este nuevo tipo de procesamiento.

La operación se emplaza hace más de 150 años en la cordillera de la Región Metropolitana, a 65 kilómetros de la capital de Chile, Santiago. En esta zona se encuentra la mayor concentración de población del país, área de montaña, biodiversidad, glaciares y cambio climático, entre otros. Asimismo, la minería en Chile está avanzando hacia la zona central del país y se estima que en el distrito Río Blanco – Los Bronces, se encontrarían el 30% de los recursos de cobre de Chile. “Así, el proyecto Los Bronces Integrado nace de una visión ecosistémica de la montaña, siendo diseñado para convivir con otros interese de la zona y poner en valor no sólo los recursos minerales, sino también los ambientales y turísticos. El proyecto Los Bronces Integrado (LBI) ofrece una alternativa para el desarrollo de la minería sustentable en la zona central de Chile”, comentan a Revista Minería Pan-Americana desde Anglo American.

Proyecto

Durante los últimos 6 años, Anglo American evaluó múltiples alternativas para darle continuidad a Los Bronces y, en función de estrictos criterios de sustentabilidad, seleccionó una iniciativa que constituye la mejor opción desde el punto de vista ambiental, social y técnico. Los Bronces Integrado incluye tres áreas: Una de continuidad operacional de la mina actual de Los Bronces, que consiste en dos nuevas fases (Poniente y Oriente) en el perímetro del rajo de la mina para acceder a mineral de mejor calidad. Se trata de un proyecto de minería tradicional que está dentro de los terrenos actuales de Los Bronces, en una zona tipificada como industrial minera por el Plan Regulador Metropolitano de Santiago. Estas áreas equivalen al 30% de la superficie actual del rajo de la mina y han sido diseñadas para mantener distancia y así, no afectar glaciares.

Una nueva fase de mina subterránea que considera extraer mineral de un nuevo sector evitando cualquier impacto en superficie. Este sector se ubica a 5 km al sur del rajo actual, bajo el límite norte de Yerba Loca. Para esta fase “se utilizará un método minero innovador en Chile para yacimientos de estas dimensiones, que consiste en extraer el mineral en distintos sectores por bloques o caserones subterráneos ubicados en un punto más cercano a la superficie de 175 metros de profundidad. Las cavidades generadas por el mineral extraído son posteriormente rellenadas con un material compuesto mayoritariamente por roca molida y cemento, para asegurar la estabilidad del terreno en superficie. Además, se dejan bloques como pilares sin explotar”, destacan desde la minera.

Y finalmente la optimización del sistema de agua recirculada (SAR), para aumentar la reutilización de agua del proceso. Se han definido distintas obras asociadas dentro de las instalaciones de la mina Los Bronces, así como la construcción de una línea de transmisión eléctrica y nueva estación de bombeo.

Entorno desafiante

Para el desarrollo de este proyecto, Anglo American ha incorporado estrictos criterios de sustentabilidad surgidos de conversaciones con vecinos y autoridades, que se han aplicado desde el inicio, desde el diseño mismo, con el fin de minimizar los impactos en el entorno.

Actualmente, Anglo American se encuentra desarrollando el documento que contendrá las respuestas a las consultas técnicas de los servicios institucionales, parte del proceso de evaluación ambiental. Así como también las consultas que surgieron desde las comunidades y territorios. Este documento de respuestas se estaría entregando durante la primera mitad del 2020.

El proyecto Los Bronces Integrado plantea diversos desafíos que se vinculan con su ubicación en un entorno desafiante. Ha sido diseñado desde el principio incluyendo seis criterios de sustentabilidad que delimitan la base con la que el equipo técnico diseñó el proyecto: No afectar glaciares; no afectar la biodiversidad en áreas protegidas; no incorporar más agua fresca a los procesos; no considerar depósitos de relaves o de estériles adicionales; no aumentar la capacidad de plantas de procesamiento de minerales existentes y no incorporar tráfico adicional sobre la ruta G-21 (Camino a Farellones).

Faenas subterráneas

Para la fase de la mina subterránea, se evaluaron distintas opciones de extracción minera, hasta concluir que el método de extracción subterránea “Sublevel stoping con pilares y posterior relleno de caserones”, que asegura la no afectación en la superficie. Este método sería por primera vez implementado en un proyecto minero de estas características en Chile.

El método consiste en la excavación del mineral en sentido vertical dejando espacios vacíos, denominados caserones, por lo general de grandes dimensiones. El mineral se recolecta en embudos o zanjas, emplazadas en la base del caserón, dejando entres estos, pilares para asegurar su estabilidad. Una vez explotados, los caserones vacíos son rellenados con una mezcla mayoritariamente de roca chancada (97% aprox.) y cemento (3% aprox.), dejando pilares dentro del cuerpo mineralizado como sustento entre caserones. Esta aplicación del método dejará entre un 30% y un 40% del mineral sin explotar evitando la afectación de la superficie.

Se han diseñado dos niveles de producción (Lifts), conformados por módulos de caserones o módulos de explotación. Las dimensiones de los módulos serán de 200 m x 280 m x 240 m de altura como máximo, cada uno constituido por 35 caserones. Las dimensiones de cada caserón será de 40 m x 40 m en la base y de 240 m de altura como máximo. Estas dimensiones se han definido en base a las propiedades de la roca primaria donde se ubicará la mina subterránea y con el objetivo de no generar impacto en la superficie durante la explotación de uno o más caserones a la vez.

La explotación de cada caserón requiere de actividades de perforación y tronadura, a partir de 3 actividades correspondientes a: apertura del “slot” o cara libre, la construcción de la zanja colectora o “undercut” y la perforación de niveles superiores o perforación masiva. Luego la explotación se realiza en forma secuencial, a distintos niveles dentro del caserón, hasta completar toda su altura. Después de cada tronadura, camiones adaptados para operar en túneles, denominados LHD, recogen el material y lo llevan a chancadores primarios distribuidos en casa uno de los niveles de la mina, desde son enviados a la correa transportadora ubicada en nivel inferior, que lleva el mineral por 5 kilómetros hasta un acopio de mineral en el área de Los Bronces. Terminada la explotación de cada caserón, estos son rellenados con una mezcla mayoritariamente de roca chancada (material estéril) y cemento.

El diseño de explotación de cada módulo considera dejar algunos caserones sin explotar para que cumplan la función de pilares. Con esto, entre un 30% a 40% del mineral disponible quedará sin explotar. Estos pilares entregan una estabilidad adicional a cada módulo, asegurando la afectación de la superficie.

Este método se utiliza con éxito en la minería mundial, en países como Australia, España y Canadá. Un muy buen ejemplo de la aplicación de este método de extracción en minería subterránea es la mina Garpenberg (Suecia), una de las más modernas minas del mundo con una producción de concentrado de zinc, plomo y plata. Se ubica a 200 kilómetros al norte de Estocolmo, rodeada de un entorno de bosques y lagos, donde viven 500 residentes en la zona del proyecto.

El sector donde se encuentra ubicada la futura mina subterránea, bajo la superficie de un sector de biodiversidad protegida, en el límite norte y a más de 3.800 m.s.n.m, del Santuario de Yerba Loca, ha significado un proceso desafiante de acercar un diseño y método de extracción que asegure la estabilidad y no afectación de la superficie.

Hidtología y nueva infraestructura

LBI considera en su diseño el criterio de no agregar más agua fresca a sus procesos. Para el cumplimiento de este criterio se introducen obras para asegurar la gestión de las aguas de procesos requeridas, aumentando la capacidad de impulsión del actual SAR de 1.000 l/s (litros por segundo) a 1.300 l/s. Todo esto mediante la construcción de nuevas obras. La principal es una nueva estación de bombeo la cual se ubicaría a 430 metros del límite oeste del Santuario de la Naturaleza Los Nogales, asegurando también el cumplimiento del criterio de no afectación de la biodiversidad en áreas protegidas. También se considera la construcción de una nueva línea de transmisión de 23 kV, entre otras obras.           

“El proyecto Los Bronces Integrado considera la continuidad operacional del actual rajo de la mina en el formato de minería tradicional, dentro de los actuales terrenos de Los Bronces, en una zona intervenida con procesos mineros y tipificada como industrial minera. Dos nuevas fases (Oriente y Poniente) permitirán acceso a mineral de mejor ley y con un diseño que se aleja de los glaciares rocosos presentes en el entorno”, señalan desde Anglo American.

La fase Oriente (de 77 hectáreas aprox.) considera una ampliación del rajo hacia la zona minera de la División Andina de Codelco donde se realizará una explotación escalonada y en un área acotada en la divisoria de ambos yacimientos. La fase Poniente (de 47 hectáreas aprox.) considera una ampliación del rajo hacia la zona industrial de Los Bronces lo que requiere eliminar el embalse que actualmente permite manejar las aguas de proceso de la operación. Producto de esto, se requiere construir nueva infraestructura y adecuar la existente para gestionar eficientemente las aguas de contacto, de procesos y aguas frescas, pasando de un sistema comandado por la regulación de un embalse a un sistema de aguas de proceso que se mantiene en recirculación. Además de suplir la ausencia de embalse como elemento regulador, con esta solución se evita incorporar más agua fresca a los procesos.

Ficha Técnica

– Mandante: Anglo American Sur
– Inversión aproximada: US$ 3.000 millones
– Año posible construcción: 2022
– Término operación: 2036

(Visited 405 times, 1 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más