Entrevistamos al CEO de Komatsu para Latinoamérica

Yasuji Nishiura, CEO de Komatsu para Latinoamérica, asumió el cargo el pasado 1 de abril y de inmediato tuvo que enfrentar un desafío: la pandemia del Covid-19 golpeaba al mundo entero. Y aunque en esa época ya se advertía un duro escenario para el futuro, la apuesta de la compañía para contribuir con la reactivación de los países será precisamente el acompañamiento a los clientes mineros.

Se llama Yasuji Nishiura, pero prefiere que le digan “Jim”. Desde el 1 de abril es el nuevo CEO de Komatsu para Latinoamérica y dentro de sus primeras actividades tenía contemplado viajar a Chile, uno de los países mineros más importantes del continente sudamericano. Sin embargo, el Covid-19 le obligó a cambiar los planes y, por lo mismo, desde Japón continúa trabajando con un solo objetivo: la continuidad operacional.

“A pesar de la distancia, hemos estado trabajando de manera conjunta para coordinar y resolver asuntos que faciliten los planes de emergencia”, indica. Entre tales acciones el foco estuvo en la creación de comités tácticos, la ejecución de planes de contingencia, la puesta en marcha de protocolos y la comunicación de contenidos de prevención. Todo esto para velar por la salud de las personas, prevenir contagios y ofrecer soluciones a los clientes. “Desde el primer momento se han hecho esfuerzos por velar por la salud de los colaboradores”, añade Nishiura, quien reitera sus ganas de visitar Chile.

¿Por qué ese país? Además de ser el mayor productor de cobre del mundo, en Chile la compañía a la que Nishiura representa funciona con una curiosa modalidad de joint Venture con Cummins INC. En conjunto se presentan como Grupo Komatsu Cummins Chile y bajo el contexto de la pandemia, en conjunto, han tomado medidas como la implementación de telemedicina y la apertura de una línea telefónica para la atención psicológica tanto de los colaboradores como de sus familiares directos.

En términos ciudadanos, han implementado el Plan Disaster Relief, que consiste en ofrecer equipos y horas hombre a las autoridades nacionales, en contextos de emergencia, de forma gratuita. Así las cosas, han colaborado con la sanitización de las calles de las comunidades del norte y centro de Chile.“Quiero destacar la labor, compromiso, dedicación, resiliencia, solidaridad y colaboración entre nuestros equipos. Hemos sido testigos en la compañía de una calidad humana sin precedentes y aquello es digno de reconocer”, declara.

Continuidad operacional 

Para “Jim” Nishiura, los daños colaterales que ha dejado la pandemia en el mundo se han percibido en distintas industrias, incluyendo áreas como la construcción. Por lo mismo, la mejor forma que tiene Komatsu para contribuir con el escenario postcrisis sanitaria, tanto en Chile como en Latinoamérica, será estar disponibles como proveedores cada vez que un proyecto o compañía los necesite.

“Hoy existe mucha incertidumbre en la industria. Pero creemos que este panorama tiene que cambiar en algún momento. Cuando eso ocurra, tenemos que estar listos para seguir ofreciendo nuestros productos y servicios con la misma calidad de siempre”.

En esa línea el CEO de Komatsu Latinoamérica agrega que “nuestro interés es despejar incertidumbres reiterando nuestro esfuerzo por mantener la continuidad operacional de Komatsu. Queremos transmitir esta sensación de tranquilidad a nuestros clientes junto con continuar nuestro compromiso por cumplir con los más altos estándares de calidad y eficiencia para cada uno de ellos”.

Cobre: un camino para la recuperación

La casa matriz de Komatsu se encuentra en Japón, país de nacimiento de Nishiura. Desde allá el ejecutivo siempre ha seguido a Chile con atención, pues según él ambas naciones tienen perfiles similares en términos de resiliencia.

“Los dos países han enfrentado desastres naturales, conflictos y crisis con los más variados orígenes. Pero también hemos visto que ambos se han podido levantar tras esos desafíos, fortaleciendo de paso sus procesos y proyectos.

Creemos que esta historia compartida volverá a repetirse y tenemos la confianza de que esta crisis que ha impactado a todos, no sólo al mundo empresarial, podrá ser superada en el tiempo”, sostiene. En ese sentido, “Jim” asegura que para un escenario post-crisis sanitaria, Chile tiene una ventaja respecto a otros: su cobre. Esto considerando que el año pasado el país produjo 5,8 millones de toneladas, mientras Perú, segundo en la lista, alcanzó los 2,4 millones de toneladas, según Cochilco. Esto abriría la puerta para la recuperación, sobre todo porque las necesidades del metal rojo se irán manteniendo a largo plazo.

“China, con o sin Covid-19, sigue siendo el mayor comprador de cobre a nivel mundial. El año pasado requirió de 12,8 millones de toneladas de este mineral. Si bien la pandemia puede derivar en la reducción de los niveles de producción y de demanda en un corto plazo, éstos se estabilizarán al largo plazo. Es ahí donde la industria minera puede ser vista como una gran herramienta para que Chile pueda encaminarse de vuelta al equilibrio”, aclara.

“Considerando este panorama, los proveedores mineros como el grupo Komatsu Cummins, debemos estar preparados para cubrir las necesidades de nuestros clientes y de otros actores, lo cual sin duda requerirá del esfuerzo de todos. El compromiso de nuestra compañía es estar presentes para colaborar con ese momento con productos y servicios de la mejor calidad, algo que sólo una compañía próxima a cumplir 100 años de experiencia puede ofrecer”, destacó el ejecutivo.

 

 

 

(Visited 91 times, 1 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más