Vale inaugura su primera planta de briquetas de mineral de hierro del mundo

Planta de briquetas 1 en la Unidad de Tubarão, en Vitória.| Crédito: Vale

Más de 30 clientes globales ya han mostrado interés en recibir envíos del producto, lo que contribuirá decisivamente al desafío de descarbonizar la producción de acero.

La semana pasada, el presidente de Vale, Eduardo Bartolomeo, activó simbólicamente la operación de la primera planta de briquetas de mineral de hierro del mundo, en la Unidad Tubarão, en Vitória (Brasil).

El producto desarrollado por Vale tiene el potencial de revolucionar la industria siderúrgica, reduciendo hasta un 10% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el alto horno o permitiendo, en el futuro, la producción de acero con cero emisiones, cuando esté disponible el hidrógeno verde.

“Estamos ofreciendo un producto que ayudará a nuestros clientes, los fabricantes de acero, a adaptarse a los objetivos de reducción de emisiones que están adoptando los gobiernos de todo el mundo, contribuyendo a la lucha contra el cambio climático”, explicó Eduardo Bartolomeo. “Además, estamos induciendo la neoindustrialización de Brasil, que se basará en una industria baja en carbono, y cumpliendo una vez más la vocación de Vale como ancla del desarrollo regional”, subrayó.

Durante la ceremonia de inauguración de la planta de briquetas, el gobernador de Espírito Santo, Renato Casagrande, destacó la convergencia entre los planes de descarbonización de Vale y del Estado: “Como tenemos un plan de descarbonización, que es una reducción del 27% para 2030, del 50% para 2040 y 100% hasta 2050, Vale jugará un papel fundamental. Este es un paso al que seguirán otros pasos hacia nuestra sostenibilidad”.

Lee también ► Equinox amplía su presencia de tierras raras en Brasil

Las pruebas de carga en la primera planta comenzaron en agosto y arrojaron buenos resultados, lo que permitió que la primera planta comenzara a operar en 2023. Está previsto que se inaugure una segunda planta en Tubarão a principios del próximo año. Juntas, tendrán capacidad para producir 6 millones de toneladas por año, resultado de una inversión de R$ 1200 millones (más de USD 245 millones) que generó 2300 puestos de trabajo en el pico de la construcción.

Más de 30 empresas ya han mostrado interés en recibir envíos de briquetas en 2024. Al tratarse de un producto innovador, la producción de los dos primeros años se utilizará para realizar pruebas en las instalaciones de estos clientes. La mayoría de los interesados ​​son de Europa y Medio Oriente, pero hubo pedidos de clientes de todo el mundo, incluido Brasil, que garantizan la demanda durante más de un año. En 2024, las dos plantas de Tubarão producirán alrededor de 2.5 millones de toneladas. La producción irá aumentando paulatinamente hasta alcanzar los 6 millones de toneladas anuales.

La descarbonización de la industria siderúrgica se producirá por etapas. En primer lugar, nuestros clientes buscan formas de aumentar la eficiencia operativa en la ruta de los altos hornos, reduciendo el gasto energético y, en consecuencia, reduciendo las emisiones de CO2. En esta etapa, la briqueta ya marca la diferencia. Y en la etapa final, cuando se disponga de hidrógeno verde, la briqueta contribuirá a la producción de acero de cero emisiones, que se hará mediante la vía de reducción directa, considerada ‘más limpia’ que el alto horno.

Briqueta de mineral de hierro

Briqueta de mineral de hierro, una innovación brasileña —La briqueta se produce a partir de la aglomeración de mineral de hierro de alta calidad a bajas temperaturas, utilizando una solución tecnológica aglutinante, que proporciona alta resistencia mecánica al producto final. Anunciado por Vale en 2021, el producto emite menos partículas y gases como dióxido de azufre (SOX) y óxido de nitrógeno (NOX) en comparación con los procesos de aglomeración tradicionales, además de eliminar el uso de agua en su fabricación.

El desarrollo de la briqueta comenzó en el Centro de Tecnología Ferrosa (CTF) de Vale, en Nova Lima (MG), hace aproximadamente 20 años. La idea de aglomerar el mineral de hierro mediante briquetas no era nueva, pero los investigadores tuvieron dificultades para garantizar que el producto mantuviera su integridad en el alto horno. Vale desarrolló una solución aglutinante que resolvió este problema. Se realizaron pruebas en laboratorio, luego en hornos de pequeña escala y finalmente pruebas industriales en alto horno, que comprobaron el desempeño y valor del producto.

Actualmente, Vale está desarrollando la versión briquetas para la ruta de reducción directa. Las pruebas experimentales se llevaron a cabo con éxito y la empresa ya inició la primera prueba industrial en un reactor en América del Norte.

Lee también ► Gerdau avanza en pruebas de camiones eléctricos en Minas Gerais

Las briquetas y el camino hacia el acero verde

La producción mundial de acero se produce principalmente a través de dos rutas: la ruta de los altos hornos y la ruta de la reducción directa. El proceso de alto horno es ampliamente utilizado por las acerías de todo el mundo, pero genera muchas emisiones debido al uso de coque (producido a partir de carbón mineral) como insumo principal. En esta ruta, el uso de briquetas puede sustituir la sinterización, etapa donde se produce la aglomeración del mineral de hierro, permitiendo una reducción potencial de las emisiones de GEI de los clientes hasta en un 10%.

Para la producción de acero mediante la vía de reducción directa, se utiliza gas natural como alternativa al coque. En este proceso, se utilizan briquetas y pellets para producir HBI (hierro briquetado en caliente o hierro esponja), un producto intermedio entre el mineral de hierro y el acero, que a su vez se coloca en un horno eléctrico para producir acero con menores emisiones que el Ruta tradicional a través de alto horno.

Los hornos de reducción directa se utilizan en regiones con abundancia de gas natural a precios competitivos, como Oriente Medio.

(Visited 59 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más