El beneficio de Glencore se duplica gracias a la subida del carbón

 Crédito: Glencore

Glencore obtuvo el jueves un beneficio récord de USD 18.900 millones en el primer semestre de 2022, duplicando con creces la cifra del año pasado gracias a su floreciente negocio de carbón térmico.

A diferencia de sus rivales, como Anglo American, Rio Tinto y BHP, que cedieron a la presión de los inversores para abandonar los combustibles fósiles, Glencore ha seguido extrayendo carbón, cuyos precios han alcanzado máximos históricos debido a la crisis energética mundial desatada por la guerra de Ucrania.

La división de carbón de la empresa suiza generó unos beneficios de USD 8.900 millones en los seis primeros meses del año. En comparación, el cobre aportó USD 3.300 millones y el zinc 1.300 millones.

La empresa, que tiene previsto cerrar sus minas de carbón térmico a mediados de la década de 2040, produce más de 100 millones de toneladas de carbón al año en minas de Colombia, Australia y Sudáfrica. Es el mayor productor de carbón de Australia, con 25 minas en Nueva Gales del Sur, Queensland y otras partes del país.

El beneficio operativo ajustado del semestre de su división comercial alcanzó los USD 3.700 millones, superando con creces el límite superior de su previsión anual a largo plazo de USD 3.200 millones.

Lee también ► GCM Mining y Aris Gold se unen para crear al productor de oro líder en Colombia

Los buenos resultados permitirán a Glencore devolver a los accionistas otros USD 4.450 millones en dividendos y recompra de acciones, con lo que la rentabilidad total para los accionistas ascenderá a USD 8.500 millones.

El director General, Gary Nagle, advirtió que la subida de los tipos de interés, la inflación y la desaceleración de la economía mundial podrían reducir los beneficios en el segundo semestre. Pero las perspectivas a largo plazo de las materias primas siguen siendo positivas, dijo.

Glencore prevé unos beneficios ajustados para 2022 de más de USD 32.000 millones.

Una empresa diferente

Glencore admitió en mayo que pagó sobornos en numerosos países de África y América Latina entre 2007 y 2018, y acordó pagar más de USD 1.000 millones a los reguladores de Estados Unidos, Reino Unido y Brasil.

Todavía se enfrenta a investigaciones de reguladores holandeses y suizos.

Un fiscal estadounidense que dirige el caso a nivel local dijo en su momento que “el soborno estaba integrado en la cultura corporativa” de Glencore.

Nagle, que asumió el cargo hace un año, rechazó el jueves esa descripción, señalando que los casos de mala conducta fueron “incidentes específicos en mercados específicos en áreas específicas del negocio”.

“Glencore es una empresa diferente hoy de lo que era cuando ocurrieron estas prácticas inaceptables”, dijo.

La empresa comenzó ya en 2016 a eliminar gradualmente el uso de intermediarios, los agentes y negociadores que en su día fueron esenciales para abrirse paso en los mercados más difíciles, pero que pueden servir como facilitadores de sobornos y corrupción. Glencore también ha puesto en marcha un programa de ética y cumplimiento y ha dicho que revelará sus agentes de compra y venta.

(Visited 19 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más