Estudio revela que industrias de petróleo, carbón y gas sufrirían sobreinversión

Un estudio de Londres reveló que las industrias de petróleo, carbón y gas sufrirían gran sobreinversión.

El documento señala que si se mantiene el aumento de temperatura mundial y no se toman medidas para pasar a una economía baja en emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), al 2025, las industrias señaladas corren el riesgo de sobreinvertir cerca de US$1,6 billones.

El estudio denominado “Mind the gap: the $1,6 trillion energy transition risk”, fue desarrollado por Carbon Tracker Initiative, un think tank basado en Londres, especializado en investigaciones sobre cambio climático en el mercado financiero, que se ha transformado en un referente mundial en los últimos años.

El estudio tomó las proyecciones de demanda de petróleo, gas y carbón térmico de la Agencia Internacional de Energía (IEA) para las próximas décadas, y cruzó la información con el aumento que se espera en las temperaturas globales.

Las proyecciones con respecto al cambio climático se cruzaron con la producción de cada uno de los combustibles fósiles hasta el 2035, además de la inversión de capital hasta 2025 que poseen las propias compañías de este rubro (como EEUU, China, Brasil y Rusia). “Las empresas que malinterpretan las señales e invierten demasiado en proyectos marginales de petróleo, gas y carbón, basados en una falsa sensación de seguridad, podrían destruir el valor para los accionistas en miles de millones de dólares”, dice Andrew Grant, autor de la investigación, en el informe final.

Por ejemplo, el estudio indica que las nuevas inversiones en el sector petrolero son antieconómicas y el país más afectado sería EEUU, seguido por Canadá y China.

Para hacerse una idea, el carbón tiene una gran influencia en las emisiones de CO2, produciendo alrededor de 50% de CO2 por unidad de energía más que el petróleo y cerca de 60% más que el gas. “En consecuencia, y debido a la facilidad de sustitución, en el sector de la energía, la demanda de carbón térmico es particularmente sensible a los resultados climáticos”, dice el estudio. También advierte, con relación al gas, que no será necesario generar más capacidad de GNL en al menos 10 años.

El estudio concluye que los inversionistas están expuestos a un gran riesgo financiero innecesario en este tipo de combustibles, el que llegaría a más del 90% de la inversión en el caso del petróleo y el gas. Por otro lado, indica que los desarrollos tecnológicos (principalmente en energías limpias) combinado con políticas climáticas más fuertes y mayores exigencias de los inversionistas, prevén bajar los riesgos futuros de invertir en combustibles fósiles.

Fuente: Pulso

Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más