El auge de los bienes básicos es una de esas tendencias globales que tiene a todo el mundo preocupado. Para muchos ha sido una gran noticia. América Latina disfruta una inusitada prosperidad económica gracias a este auge porque está recibiendo grandes cantidades de dinero por sus exportaciones de metales, minerales y alimentos. También están entre los ganadores las empresas mineras de todo el mundo que venden a precios muy altos lo que logran extraerle a la tierra. Y detrás de las mineras, por supuesto, los fabricantes de equipos y otros proveedores de la minería están de fiesta. Pero como todo en economía, también hay perdedores.

República Dominicana es un país que muchos identifican por sus playas paradisiacas, complejos hoteleros y por supuesto por los ritmos del merengue y la bachata. Pero muy pocos pensarían que esta isla caribeña se está convirtiendo en un líder latinoamericano en el desarrollo de energías alternativas. En los últimos años, la isla ha logrado atraer a varias empresas españolas para que desarrollen plantas de producción de energía solar, energía eólica y biocombustibles.

La industria de la minería en América Latina sigue el ritmo global: Está creciendo aceleradamente mientras los precios de los bienes básicos como el petróleo, el cobre, el oro o el carbón continúan estableciendo récords en las bolsas de commodities o bienes básicos de Nueva York, Chicago o Londres.

Komatsu Latin America inauguró en Miami un nuevo centro con un inventario de más de 20.000 partes y componentes para servir a sus clientes regionales. En Latinoamérica ha aumentado tanto la población…