La cita de la industria minera será en Santiago de Chile entre el 12 y el 16 de abril de 2010 durante la undécima versión de la feria internacional de minería Expomin.

El Congreso peruano aprobó un proyecto de ley que crea un fondo complementario de jubilación minera, metalúrgica y siderúrgica, el que se constituirá en parte con utilidades del sector.

Existen todavía posibilidades de exploración greenfield en zonas altas de la cordillera de los Andes y cerca de la cordillera de la Costa en las regiones del norte de Chile, señaló el consultor de temas mineros locales Karsten Berg.

Colombia y Venezuela están avanzado en el proceso de convertirse en productores del coltán, un mineral poco conocido que se utiliza en la industria electrónica y que podría convertirse en una especie de nuevo oro negro en el futuro.

La energía eólica está ganando terreno en Latinoamérica, puesto que en el último tiempo se han anunciado ambiciosos planes para Brasil, Chile, México y Perú. Los gobiernos y los ecologistas están contentos, ya que esta fuente de energía podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como la dependencia de la hidroelectricidad y de los combustibles importados.

México es el centro de una reciente ola de proyectos mineros. Nuevos yacimientos y proyectos en última etapa de desarrollo de oro y plata están siendo llevados a cabo por multinacionales del sector.

La industria minera probablemente ya tocó fondo el primer trimestre de 2009 y en el segundo trimestre debería ser mejor en la mayoría de los casos, lo que se deduce luego de que gran parte de las mineras de metales básicos en Latinoamérica dieron a conocer sus resultados del primer trimestre, la mayoría con pérdidas o fuertes caídas interanuales en sus utilidades.

El Congreso de Minería Latinoamericana 2009, dio luces sobre el estado del sector minero de la región y los posibles indicadores de recuperación. Los principales expertos en la materia dieron a conocer su opinión en Miami, Estados Unidos.

La gestión eficiente de la energía puede ser una variable clave para que las mineras puedan ganar en competitividad y bajar sus costos. Se puede lograr con herramientas de software.